Saltar al contenido

TESTOSTERONA ¿ EL ELIXIR DE LA JUVENTUD ?

Desde la edad de 30 años, la hormona masculina testosterona disminuye continuamente con la edad; en los hombres, a la edad de 70 años, el nivel en la sangre es sólo el 50% del nivel promedio a la edad de 25 años. El envejecimiento se acompaña de una serie de signos y síntomas, tales como disminución de la masa muscular y la fuerza, aumento de la grasa abdominal principalmente visceral, aumento del colesterol, disminución del deseo sexual, debilitamiento de los huesos, disminución del rendimiento mental, insomnio, sudoración excesiva y empeoramiento del estado general.

Sin embargo, la disminución en los niveles de la hormona, es sólo uno de los factores responsables de los signos y síntomas del envejecimiento masculino que tiene un origen múltiple. Por lo tanto, el diagnóstico de deficiencia de testosterona en hombres de edad avanzada debe basarse tanto en la sintomatología clínica como en los exámenes de laboratorio, es decir, una prueba de disminución de los niveles de la hormona en la sangre por debajo del nivel normal para la edad.

Cuando se comprueba una deficiencia, datos preliminares sugieren efectos favorables con la suplementación de testosterona, pudiendo recobrar muchos de los beneficios de la juventud.

TestosteronaPero los riesgos a largo plazo de la terapia con testosterona no han sido adecuadamente estudiados en ensayos clínicos. Por lo tanto, el reemplazo de testosterona en los hombres mayores que quieren recobrar su juventud, aún cuando sus niveles son normales, es algo que el médico debe evaluar cuidadosamente y explicar al paciente que su administración, podría aumentar el riesgo cardiovascular, diabético y prostático. Simplemente expuesto, el tratamiento para recuperar la juventud por medio de la hormona testosterona, es una moneda de dos caras.

Gracias por leer el blog de la Clínica Guerra. Hasta la próxima!!

 

 

calcified-uterusLOS FIBROMAS UTERINOS - son tumores benignos ginecológicos que se desarrollan a partir del tejido muscular del útero y que afectan hasta el 80% de las mujeres de edad reproductiva.

No son una consecuencia de la civilización moderna, por ejemplo, en Inglaterra se han encontrado piezas arqueológicas que tienen masas pélvicas calcificadas de hasta 7 libras,  que parecen ser fibromas uterinos.

Algunos estudios sugieren que se hereda el riesgo de tener fibromas. Los parientes cercanos de las mujeres afectadas tienen 2,5 veces mayor riesgo de desarrollar fibromas que el resto de la población y la obesidad aumenta el riesgo de la enfermedad.

La mayoría de los casos se diagnostican entre las edades de 28 y 52 años y raramente después de la menopausia. Estos tumores pueden tener una taza de crecimiento del 10% en volumen en un período de 6 meses y desarrollar lesiones de tamaño significativo (de 10 mm a 20 cm), pero no cáncer. Durante el embarazo, la mayoría de los fibromas permanecen del mismo tamaño y el embarazo consigue llegar a término, aunque con complicaciones.

 En Estados Unidos, el 50% de las mujeres que tienen fibromas no tienen síntomas. Las mujeres con síntomas pueden tener tres grupos principales de quejas: sangrado anormal, sensación de presión o dolor y problemas reproductivos.

Un estudio reveló que el 30% de los pacientes presentaban sangrado menstrual abundante o con menos frecuencia, sangrado vaginal prolongado. Como el fibroma es un tejido en crecimiento, puede empujar los órganos y nervios lo que genera una sensación de pesadez, presión o dolor sordo, raramente intenso. Los tumores anteriores pueden causar síntomas urinarios, mientras que los posteriores estreñimiento.

Los fibromas pueden ser una razón de la infertilidad por la distorsión de la cavidad del útero, la obstrucción de las trompas o del cuello uterino, por interferir con la migración de los espermatozoides y el transporte del embrión, y finalmente, por la deterioración de la contractilidad uterina normal. Sin embargo, algunas mujeres con fibromas quedan embarazadas.

Los tratamientos de la enfermedad incluyen la extracción quirúrgica del fibroma para preservar la fertilidad, o del útero cuando hay demasiados tumores, la embolización arterial uterina, y los tratamientos con medicinas y sin cirugía. El tratamiento expectante, o sea no tratar, puede ser la mejor opción en mujeres que están cerca de la menopausia en la que la falta de hormonas femeninas reducirá el tamaño del tumor.

Gracias por leer el blog de la Clínica Guerra. Hasta la próxima!

CERVICITIS - UNA ENFERMEDAD CURABLE 

shutterstock_360948419La Cervicitis es la inflamación de la entrada del útero (el cérvix). Es muy frecuente, se calcula que un 40% a un 80% de las mujeres la tienen, pero es generalmente ignorada, a veces porque las mujeres no tienen molestias, otras porque tienen la creencia errónea que es normal tener molestias en el bajo vientre. Todo agravado porque, en mi experiencia, las mujeres que concurren a clínicas del gobierno, nunca son informadas que tienen la enfermedad dado que no es transmisible.

La enfermedad se caracteriza por la presencia de una secreción en la entrada del útero (dado que es profunda la mujer no la percibe), por dolor al contacto íntimo con su pareja o por un mínimo sangramiento después del contacto. Clásicamente, la Cervicitis es tratada sintomáticamente (sin tener un diagnóstico certero) en las clínicas públicas del gobierno, porque es imperativo tratar rápidamente y económicamente las infecciones de transmisión sexual, aunque la Cervicitis no es una enfermedad venérea. Solamente en el 18% de los casos la causa son infecciones de transmisión sexual, tales como la clamidia, gonorrea, micoplasma, tricomonas o herpes y un tratamiento específico la mejora o cura. En más del 80% de los casos la causa es desconocida y los antibióticos son ineficaces, requiriendo un tratamiento más intenso que el gobierno no está dispuesto a sustentar.

El diagnóstico de Cervicitis actualmente lo hace el médico al observar el cérvix de la mujer durante el examen ginecológico, el cual aparece hinchado, color rosa y con una secreción espesa que cubre una zona roja, bien delimitada, parecida a las raspaduras de la rodilla que se hacen al caer los niños de las patinetas.

cervicitis, cancer del cervixLa Cervicitis crónica no curada, aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo, favorece la infección del útero y de las trompas, y se asocia con un aumento de la transmisión del VIH.

Los antibióticos son el tratamiento de la enfermedad cuando es de origen infeccioso, pero la mayoría de los casos no presentan una causa detectable y el tratamiento en estos casos, es un procedimiento indoloro, altamente efectivo, la destrucción por congelamiento de la zona enferma (criocirugía), alcanzando una cura cercana al 100%.

Gracias por leer el blog de la Clínica Guerra. Hasta la próxima!