Saltar al contenido

ACRILAMIDA SUSTANCIA CANCERÍGENA

EL ARROZ TIENE ARSÉNICO, LOS PLÁTANOS, LAS PAPAS Y YUCAS FRITAS ACRILAMIDA  ¿QUÉ VAMOS A COMER?

En 1994, la acrilamida fue clasificada como una probable favorecedora del cáncer por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. En 2002, la acrilamida fue descubierta en concentraciones elevadas en muchos alimentos de consumo habitual cocidos a altas temperaturas, incluyendo papas fritas, papas horneadas, y cereales cocidos. La acrilamida está ausente en los alimentos crudos o hervidos, pero presente en niveles significativos en los alimentos fritos, cocinados a la plancha o al horno a alta temperatura como las galletas, pretzels, bagels y todos los panes tostados.

Acrilamida Cáncer
                              Acrilamida - Cáncer

En la comparación de freír, asar, y hornear, freír provoca la mayor formación de acrilamida. Por el contrario, hervir las papas y cocinar en el microondas las patatas enteras con piel no produce acrilamida.

En Colombia, entre los alimentos convencionales ensayados, se encontró el valor más alto promedio de acrilamida en productos de panadería, tales como galletas y oblea seguido de las patatas fritas. Entre los alimentos tradicionales, se detectaron cantidades más altas de acrilamida en plátanos y yuca frita en comparación con otros productos. Curiosamente, la arepa, un producto tradicional de panadería colombiana, hecha con harina de maíz, mostró un menor contenido de acrilamida.

Desgraciadamente, no solo este compuesto favorece el cáncer sino que la exposición a la acrilamida podría contribuir al envejecimiento cardio-vascular.

Otros estudios también muestran que la exposición crónica a la acrilamida conduce a la inflamación de los nervios periféricos y del cerebro.

En animales de laboratorio, la administración de acrilamida en la comida, produjo efectos en las funciones testiculares incluyendo: daño testicular severo, reducción significativa del apareamiento, la fertilidad y el embarazo mediante la formación de espermatozoides anormales y una disminución en el recuento de espermatozoides.

Y la gota que rebalsa el vaso es un estudio en miles de personas que acaba de publicarse. Según los autores, el alto consumo de papas horneadas, hervidas o en puré y las papas fritas fue asociado con un mayor riesgo de desarrollar alta presión arterial (hipertensión).

La única buena noticia que puedo informar, es que hay evidencia de que la ingesta de acrilamida, dentro de la gama de las dietas de los Estados Unidos, no se asocia con un mayor riesgo de cáncer de páncreas, de próstata o de mama.

Conclusión: no podemos ignorar estos estudios, de manera que tenemos que adaptar nuestra dieta según indican los conocimientos modernos. Hay que evitar los Mac Donald y Burger King, tomar más sopas, hervir las patatas, plátanos y yuca en lugar de freír, comer sin sal para evitar la hipertensión, no tostar el pan y usar más los microondas, que si bien consumen electricidad, parecen ser beneficiosos para la salud. Finalmente, la batata es deliciosa, superior a la patata y no tiene acrilamida.

Gracias por leer el blog de la Clínica Guerra. Hasta la próxima!

 

Publicado el Categorías Cáncer, Nutricion, UncategorizedEtiquetas ,

Acerca de Dr. Guerra

Luis A. Guerra, médico argentino, graduado en la Universidad Nacional de Córdova especializado en Francia y los Estados Unidos. En el año 1971 empieza a ejercer medicina general en el estado de Nueva York, tratando a los pacientes con problemas de diabetes, impotencia, hipertensión, problemas digestivos, etc... Actualmente tiene su consulta privada en Corona Queens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *