Saltar al contenido

TABU

SE HACE PERO NO SE DICE

El Sexo Anal en las parejas heterosexuales es común en los EE.UU. Recientemente se realizó una encuesta del comportamiento sexual  en un grupo representativo nacional de 5.162 mujeres y hombres de entre 18 y 50 años de edad. Se encontró que más de un tercio de las mujeres han participado en el coito anal (treinta y siete por ciento). Otros datos también sugieren que, en términos de números absolutos, aproximadamente siete veces más mujeres que hombres homosexuales practican el sexo anal receptivo.shutterstock_402128887

Mujeres de todas las razas, edades y religiones reportaron esta práctica y las motivaciones más comunes fueron: como método anticonceptivo, por placer y curiosidad. El uso del condón fue menor en las relaciones sexuales anales que en las vaginales (9% vs 16%). Además, el 70% de las parejas creyeron erróneamente que el riesgo de transmisión del VIH es mayor por las relaciones sexuales vaginales que por el coito anal. Como consecuencia, por falta de prevención en la pareja, el riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es 18 veces mayor por vía anal que por vía vaginal y es un factor de riesgo altamente predictivo del SIDA. Sin embargo, la mayoría de los mensajes de prevención del SIDA, probablemente influenciados por los tabúes culturales contra el reconocimiento de esta práctica sexual, siguen haciendo hincapié en la vagina y a veces, la transmisión del sexo oral.

Otros virus como el de la hepatitis B y el del papiloma humano también colonizan el ano y el recto. El virus del papiloma humano es el que produce el cáncer del útero, se transmite  fácilmente por el coito ano-rectal pudiendo generar el cáncer del ano. La frecuencia del virus del papiloma humano en el ano de mujeres que tienen el virus en la vagina o el útero puede alcanzar el 86%, por lo que las tasas de cáncer anal puede llegar a ser 30 veces más elevada, que en la población en general.

Finalmente, la frecuencia de las enfermedades venéreas clamidia y gonorrea ano-rectal es sustancial en la mujer y cercana a la frecuencia de las infecciones vaginales.

Los riesgos para la salud del sexo anal parecen estar seriamente subestimados por una gran proporción de mujeres y hombres sexualmente activos.

Las tasas de uso del condón son casi universalmente inferiores para el coito anal que para el coito vaginal y dado que el VIH se transmite mucho más fácilmente por el recto que por la vagina, una proporción significativa de la transmisión heterosexual se debe a la penetración anal. A esta práctica sexual estigmatizada y normalmente oculta se le debe dar mayor publicidad para prevenir el SIDA y las enfermedades venéreas. Queda decir que los médicos no condenamos esta modalidad sexual, solo aconsejamos que si se practica, use condón.

Gracias por leer el blog de la Clínica Guerra. Hasta la próxima!

Publicado el Categorías Uncategorized

Acerca de Dr. Guerra

Luis A. Guerra, médico argentino, graduado en la Universidad Nacional de Córdova especializado en Francia y los Estados Unidos. En el año 1971 empieza a ejercer medicina general en el estado de Nueva York, tratando a los pacientes con problemas de diabetes, impotencia, hipertensión, problemas digestivos, etc... Actualmente tiene su consulta privada en Corona Queens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *